Una buena alternativa para aumentar el salario de los empleados de una empresa es hacerlo a través de las retribuciones en especie. Algunas retribuciones en especie no tributan en IRPF, como los seguros médicos, guarderías, vales restaurante, tarjetas de transporte…